CARMEN CONDE

CARMEN CONDE

Quiero hoy recordar a una poeta de mi tierra, Murcia: CARMEN CONDE, primera mujer académica de la Real Academia Española (1978), Premio Nacional de Literatura (1967), Premio Nacional de Literatura Infantil y Juvenil (1987), además de otros galardones y una extensísima obra poética. En una Antología poética editada por Díez de Revenga en 2006 he viajado desde sus primeros poemas gozosos en “Brocal” (1929) y “Júbilos” hasta su último viaje en “Hermosos días en China” (Ed. Torremozas, 1985) a través del júbilo, el amor, la pasión, la terrible y cruenta Guerra Civil, la pérdida de su única hija que nació muerta, la muerte de su marido – Antonio Oliver Belmás -, el odio universal, la denuncia de la corrosión en el mundo y la ira de los hombres, la naturaleza, los “Poemas de Mar Menor” – mi Mar Menor – el paso del tiempo, el sentimiento elegíaco del mundo y la llegada de su propia muerte. Todo esto en más de treinta poemarios, no sólo de diversa temática como ya he indicado, sino también de la más variada métrica, no todos igual de brillantes pero sí muchos de ellos premonitorios y reveladores.

Carmen-Conde_1

Difícil seleccionar un solo poema pero éste me hizo llorar:

A LOS NIÑOS MUERTOS POR LA GUERRA  (Mientras los hombres mueren, 1936-1939)

¡No los deshojéis, cañones; no los tricéis, ametralladoras, bombas grandísimas que caéis del cielo hondo y que parecéis dones de las nubes anchas, no rompáis los cuerpecitos de los niños!
¿No siente el plomo piedad de estos hombros de leche rosada, de estas sangrecitas dulces, de estas pieles de labios? ¿Ningún aviador enemigo tiene niñitos que levanten sus manos al viento de las hélices?
No. El enemigo no parece padre, y acaso es huérfano también. Por eso los niños se quiebran en tajos humeantes, y hay por los jardines cabelleras de musgos, rodillas con seda rasgada; suelto todo entre los árboles quebrados, con duelo sostenido de gritos que ayer eran cometas y hoy son pobres encías partidas que ya no gustarán mazorcas ni pezones frescos de madres enamoradas…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *