“Voces en Off”, Alejandro Céspedes

Voces en Off, Alejandro Céspedes, Amargord, 2016

Partiendo de  El pliegue o primera catástrofe elemental según la teoría de René Thom, nace Voces en Off. Si ya en Topología de una página en blanco asocié a Céspedes con Miró, en Voces me veo abocada a hermanarlo con Dalí, no sólo porque comparte con él la pasión por la Teoría de las Catástrofes, sino también por el evidente surrealismo de algunos pasajes. Sin embargo, es tal la riqueza intertextual de Voces y la ruptura de los conceptos que nos dan estabilidad (espacio y tiempo, entre otros) que sería empobrecer su desbordamiento de la bidimensionalidad y su indefinido potencial el limitarnos a un surrealismo indeterminado.  Sí resaltaré, en cambio, su genialidad.

Para aproximarte a la nueva obra de Céspedes, deja atrás todos los “pres” que te lastran como lector, y hasta como poeta: ideas preconcebidas, prejuicios, predisposición errónea (o no) a los géneros preestablecidos,… Para adentrarte en Voces en Off abre puertas y derroca los límites que dirigen un camino inequívoco hacia la poesía. Nos vamos a encontrar con una obra única como ya apuntaba la trayectoria iniciada en Topología… Lector, no busques poesía, ni teatro, ni narrativa, ni Física, ni Filosofía, ni Cine, ni Lingüística, ni… pero los encontrarás todos para poner tu mundo patas arriba. Si ya a estas alturas no te has rendido a lo inesperado, que viene a zarandear tu rutina “lectora”, sufrirás seriamente los desajustes de ser un “lector in fabula” inapropiado para Voces en Off, habrás quedado fuera de este teatrillo, del juego de la oca, de la casita de muñecas…

Cuando termines de leer esta propuesta rompedora e incomparable de Alejandro Céspedes poco importará qué era realidad y qué ficción, las distinciones que nos dan seguridad se tambalean: verdadero o falso (o insignificante), visible o invisible, dentro o fuera, correcto o incorrecto… Al final, prevalece su visión y la lógica ilógica con que dispone, discurre y combina el lenguaje y las artes. Al final, todo cobra sentido en su sinrazón y esto nos devuelve la estabilidad que tan generosamente le entregamos al comienzo de la lectura. El desprendimiento de preconcepciones al que aludí al principio mereció la pena. No podrás concretar qué género se abrió ante tus ojos con Voces en Off, lo que ya poco importa, pero con Alejandro Céspedes la Poesía ha dado un paso de gigante, ha alcanzado el siglo XXI, y me permito asegurar que estamos ante la obra de un genio.

teaserbox_2469222771

 

Ghada Al-Samman

Escritora y periodista siria nacida en Damasco en 1942. Prolífica escritora en varios géneros: poesía, novela, relato y artículo periodístico. Innovadora, franca y provocadora. Su trabajo, aunque controvertido en el mundo árabe, es muy respetado y ha alcanzado fama internacional. Mientras duró la guerra del Líbano, residió en París. Hoy en día mantiene dos residencias: una en Beirut y otra en París.

El mismo impulso que guía su vida personal hacia la libertad y la auto-expresión, conduce sus escritos.Como periodista, exploró aspectos de la vida Libanesa que todos pasaban por alto como las dificultades de los pobres en las zonas norte y sur del Líbano. Para no sentirse atada a convenciones literarias o sociales, estableció su propia editorial en 1977 en la que pudo publicar sus propios escritos sin trabas editoriales.

El núcleo de todo su trabajo es un grito por la libertad del individuo. Esta búsqueda de la libertad está ligada a la liberación de la mujer. Como ella misma declaró: “La revolución sexual no puede desligarse de la revolución del individuo árabe contra todo lo que restringe su libertad: ya sea en el ámbito de la economía, de la política, de la libertad de expresión, o de pensamiento… No hay camino más que a través de la lucha contra todo pensamiento reaccionario que incluya nuestro entendimiento del sexo, y contra toda la visión burguesa de la libertad”.

Samman se muestra impávida ante las críticas negativas que han recibido algunos de sus trabajos. Desprecia temas “tabús” como la corrupción política o la sexualidad femenina y expone todo lo que considera hipócrita, abusivo, o represivo en la sociedad árabe. Con ese fin, crea personajes fuertes pero con puntos débiles en ubicaciones árabes socio-culturales concretas y hace uso del monólogo interior, el simbolismo, la alegoría y la fantasía en gran parte de su trabajo.

(Traducido del ensayo de Al Jadid Magazine, Vol. 8, no. 39 (primavera 2002)

Las mujeres de sus libros son mujeres liberales y fuertes que no se callan ante los abusos del patriarcado árabe, que no renuncian a su derecho al sufragio universal, que inician una revolución sexual en una sociedad árabe opresiva y tradicionalmente machista. Samman ha sido por esto considerada una de las escritoras árabes que mejor han defendido la libertad física e intelectual de la mujer en el mundo árabe.

Algunos de sus trabajos más conocidos son las novelas Beirut 75 y Pesadillas de Beirut, la colección de cuentos La luna cuadrada, y los libros de poesía Amor y Te declaro mi amor.

“Querida eternidad, quiero una tregua de amor” de Ghada Al-Samman

(Traducción de Milagros López a partir de la traducción al inglés de Basma)

Nací en guerra

y quizá me disparó la boca de un cañón.

En la adolescencia me atrapó una guerra,

mi juventud se bautizó en la guerra del Líbano, y en historias de amor.

Toda mi vida está llena de guerras con municiones reales de mi sangre

y sobre el ritmo de mi alocado corazón,

vagando entre el refugio y la primera línea de fuego

y cuando el frente del corazón se aquieta, el frente de la patria estalla.

Querida eternidad, ¿no tengo derecho a pedir una tregua corta,

como de diez años, para vivir con mi amor en paz?

Nací con una bala bañada en sangre en la boca.

Mi primera almohada es una granada y mi muñeca un submarino Kalashnikov.

Hoy, enarbolo mi bandera blanca por una tregua para mí

y otra para mi amado Beirut,

una tregua que dure un tiempo interminable:

mil años y un año…

img_iraqni1392110979_145

Reseña a La tristeza de las tiendas de pelucas de Patxi Irurzun.

http://ajustedecuentos.blogspot.com.es/2013/07/una-resena-de-milagros-lopez-o-las.html

Una reseña de Milagros López o las pelucas se van a la playa

Foto: LA TRISTEZA DE LAS TIENDAS DE PELUCAS de Patxi Irurzun</p><br />
<p>Me constan la gran difusión e increíble acogida que ha tenido este libro de relatos pero no quería dejar de hacer mi propia valoración y recomendarlo para los ratos de playa y piscina que el estío nos propicia. En mi caso me ha acompañado en La Manga.<br /><br />
Ofrece el libro una amplia variedad de relatos tanto en contenido como en estilo pero, eso sí, todos cautivadores y con la capacidad de dejarte algo en qué pensar, algo que sentir,  algo que reivindicar, unas risas o quizá hasta unas lágrimas. El estilo es dinámico, contundente, de sintaxis bien urdida. Sorprende su facilidad para las imágenes irreverentes y un tanto escatológicas (que se escandalice el más pazguato, los demás echaremos unas risas): “el fin de semana había pasado en un suspiro (…) un pedo de una mosca con resaca”;  “empezó a llover (…) unas gotas gruesas y redondas, espesas (…) como si alguien le hubiera hecho una paja a dios en el cielo”. Inevitable, pues, que recuerde a Bukowski en un par de ocasiones.<br /><br />
De su pluma ágil nos vamos encontrando con personajes desfavorecidos y enternecedores como Amadú, Fray Spray,… y a sus contrapuestos odiosos (justos vs. villanos): el concejal alcohólico vestido de rey negro Baltasar frente al senegalés valiente y emprendedor; la iglesia y otras administraciones que son capaces de desviar el camino de Santiago frente al frailecillo y su bote de spray. Personajes que nos producirán una mezcla de guasa y compasión: Güan, redactor de guías turísticas, haciendo la crónica de unos disparados sanfermines; Bruno, estrella del pop de los 80 venida a menos por el acoso de los chicos de Verano Azul y su insoportable musiquita… Y personajes desahuciados por la sociedad que, sin duda, abren una brecha en la tranquilidad de nuestras vidas: muy alto el “peaje” del abandono y la pobreza en la mamá que opta por la supervivencia a cualquier coste; inolvidable el parado que se viste todos los días de Spiderman para combatir la crisis en la clandestinidad; hasta el príncipe Felipe nos inspira compasión atrapado en su rol monárquico derribado por un estrambótico personaje que viste ¡una camiseta con Louis-Ferdinand Céline!<br /><br />
No obstante, tras todos los relatos late un gran corazón, ternura frente a la crítica, humanidad frente al abuso. Será por ello que Patxi Irurzun decide hacerse niño en el último relato y acabar el libro con la inocencia que se merece toda infancia.<br /><br />
Subscribo las palabras de David Benedicte en la contraportada: “humor y transgresión no están reñidos con la buena literatura”.

Me constan la gran difusión e increíble acogida que ha tenido este libro de relatos pero no quería dejar de hacer mi propia valoración y recomendarlo para los ratos de playa y piscina que el estío nos propicia. En mi caso me ha acompañado en La Manga.
Ofrece el libro una amplia variedad de relatos tanto en contenido como en estilo pero, eso sí, todos cautivadores y con la capacidad de dejarte algo en qué pensar, algo que sentir, algo que reivindicar, unas risas o quizá hasta unas lágrimas. El estilo es dinámico, contundente, de sintaxis bien urdida. Sorprende su facilidad para las imágenes irreverentes y un tanto escatológicas (que se escandalice el más pazguato, los demás echaremos unas risas): “el fin de semana había pasado en un suspiro (…) un pedo de una mosca con resaca”; “empezó a llover (…) unas gotas gruesas y redondas, espesas (…) como si alguien le hubiera hecho una paja a dios en el cielo”. Inevitable, pues, que recuerde a Bukowski en un par de ocasiones.
De su pluma ágil nos vamos encontrando con personajes desfavorecidos y enternecedores como Amadú, Fray Spray,… y a sus contrapuestos odiosos (justos vs. villanos): el concejal alcohólico vestido de rey negro Baltasar frente al senegalés valiente y emprendedor; la iglesia y otras administraciones que son capaces de desviar el camino de Santiago frente al frailecillo y su bote de spray. Personajes que nos producirán una mezcla de guasa y compasión: Güan, redactor de guías turísticas, haciendo la crónica de unos disparados sanfermines; Bruno, estrella del pop de los 80 venida a menos por el acoso de los chicos de Verano Azul y su insoportable musiquita… Y personajes desahuciados por la sociedad que, sin duda, abren una brecha en la tranquilidad de nuestras vidas: muy alto el “peaje” del abandono y la pobreza en la mamá que opta por la supervivencia a cualquier coste; inolvidable el parado que se viste todos los días de Spiderman para combatir la crisis en la clandestinidad; hasta el príncipe Felipe nos inspira compasión atrapado en su rol monárquico derribado por un estrambótico personaje que viste ¡una camiseta con Louis-Ferdinand Céline!
No obstante, tras todos los relatos late un gran corazón, ternura frente a la crítica, humanidad frente al abuso. Será por ello que Patxi Irurzun decide hacerse niño en el último relato y acabar el libro con la inocencia que se merece toda infancia.
Subscribo las palabras de David Benedicte en la contraportada: “humor y transgresión no están reñidos con la buena literatura”.

CANCIÓN ERRÓNEA de Antonio Gamoneda

CANCIÓN ERRÓNEA de Gamoneda

cancion-erronea

He sentido la “canción errónea” de Gamoneda, su cansancio al final del camino, su frío, la luz dolorosa a la espera de la ceguera, su sabia ignorancia en sus repetidos “no sé”, su indiferencia ante todo, ante la muerte que se acerca, su ser o no ser… He sentido todo y quizá un día lo viva, hoy sólo me queda entonar mis propios errores, seguir amando, fracasando, ilusionarme como si fuera la primera vez, disfrutar de lo que ignorante pienso que es una “canción acertada”. Quizá en un futuro yo también escribiré cosas como:

Desde hace tiempo,

descanso en la tiniebla dúplice y,

de vez en cuando, digo

dos palabras, dos, sólo dos

con certidumbre:

                      no sé.

TOPOLOGÍA DE UNA PÁGINA EN BLANCO, Alejandro CÉSPEDES

TOPOLOGÍA DE UNA PÁGINA EN BLANCO, Alejandro CÉSPEDES, Amargord, Madrid 2012.

Topología-de-una-página-en-blanco

Al leer TOPOLOGÍA he recordado la primera vez que me acerqué a la obra de Miró. Miró-Céspedes saben pintar-escribir poesía “al uso”, pero sólo cuando han ido más allá, haciendo de su obra algo único e irrepetible, se han convertido en genios. TOPOLOGÍA me ha hecho reflexionar sobre mi posición de escritora, de lectora, las palabras, el lenguaje-artificio, el estorbo de las líneas, la nada, el todo… Al terminar de leerlo hubiera deseado haber sido capaz de comprender ese “todo” de Céspedes a través de una página realmente en blanco, el súmmum de la comunicación inteligente, que excluye a todo lector que no quiera enfrentarse al reto que Céspedes nos lanza. Está claro, la poesía no es para todos, como debe ser, la juanramoniana “a la inmensa minoría” siempre.

No cabe la menor duda de que yo he “desencriptado” su TOPOLOGÍA con mi propio código imperfecto, parcial, incapaz de aprehender su todo. ¿Qué más da? ¿Era el “todo” de Céspedes eso realmente o tan sólo un fragmento de otra totalidad originaria? Yo, que soy “un artificio, un disfraz, una desfiguración de las posibilidades del lenguaje”, he disfrutado de su brillantez, de la reflexión sobre el proceso creativo y la función pragmática del lenguaje en forma de una poesía única y he intentado, en vano, rellenar el vacío de una página en blanco.

¿Cuántos reconocerán que, al principio, confundimos “topología” con “topografía”? Matemáticas, filosofía y poesía se hermanan bajo la pluma de Céspedes, no hay duda de que esta obra pasará a la Historia de la Literatura (acaba el poemario: “Scribendi nullus finis”).

A mí, como lectora, me ha regalado la posibilidad de abstraerme de la realidad física que se interpone entre el poeta y yo, de traspasar los márgenes de la palabra escrita, de pensar que la imagen ilustrada en todas las páginas del cabo de cuerda tenso, a punto de romperse -como el entendimiento entre el lector y el poeta- iba a resistir. Pero no, se rompe en la última página, quizá su integridad no era más que ilusión, quizá sobraban todas las palabras.

En este enlace, Céspedes nos regala “Topología…” en versión digital gratuita:

http://issuu.com/codicedebarras/docs/topologia_de_una_p__gina_en_blanco

Algunos fragmentos:

sería fácil escribir que el lector siempre lee menos

lee distinto

pero él está seguro en su lectura

¿qué lee?

¿en realidad para quién escribe quien escribe?

(…)

 

la verdad sigue ocurriendo en ambos lados

carece de esqueleto

dispárale

la trayectoria de la bala no se altera

aunque impacte contra todas las palabras

(…)

 

este folio construye la distancia

no hay dentro o fuera al

traspasar la línea

el papel sólo acepta

la hipótesis de una respiración entrecortada

ADIÓS, DIJO EL DUENDE de Juan Manuel Muñoz Aguirre

Juan Manuel MUÑOZ AGUIRRE
“Adiós, dijo el duende”, Premio Hiperión de Poesía, 1991.
He conseguido este ejemplar de segunda mano por Internet. Una joya poética, poesía de imágenes potentes y lenguaje en apariencia sencillo que no recibió la atención que se merecía. Este poeta que no se deja conocer en los medios, ni en las redes sociales y que es, sin duda, de los mejores que están escribiendo hoy en España, no debe pasar inadvertido.
Voy ahora a por “Hacia el viaje”, Premio Internacional de Poesía Margarita Hierro 2006. Después, “Omnia”.
http://www.periodicodepoesia.unam.mx/index.php?option=com_content&task=view&id=1699&Itemid=1
http://adeshorasraulviso.blogspot.com.es/2013/03/omnia-de-juan-manuel-munoz-aguirre.html

CARMEN CONDE

CARMEN CONDE

Quiero hoy recordar a una poeta de mi tierra, Murcia: CARMEN CONDE, primera mujer académica de la Real Academia Española (1978), Premio Nacional de Literatura (1967), Premio Nacional de Literatura Infantil y Juvenil (1987), además de otros galardones y una extensísima obra poética. En una Antología poética editada por Díez de Revenga en 2006 he viajado desde sus primeros poemas gozosos en “Brocal” (1929) y “Júbilos” hasta su último viaje en “Hermosos días en China” (Ed. Torremozas, 1985) a través del júbilo, el amor, la pasión, la terrible y cruenta Guerra Civil, la pérdida de su única hija que nació muerta, la muerte de su marido – Antonio Oliver Belmás -, el odio universal, la denuncia de la corrosión en el mundo y la ira de los hombres, la naturaleza, los “Poemas de Mar Menor” – mi Mar Menor – el paso del tiempo, el sentimiento elegíaco del mundo y la llegada de su propia muerte. Todo esto en más de treinta poemarios, no sólo de diversa temática como ya he indicado, sino también de la más variada métrica, no todos igual de brillantes pero sí muchos de ellos premonitorios y reveladores.

Carmen-Conde_1

Difícil seleccionar un solo poema pero éste me hizo llorar:

A LOS NIÑOS MUERTOS POR LA GUERRA  (Mientras los hombres mueren, 1936-1939)

¡No los deshojéis, cañones; no los tricéis, ametralladoras, bombas grandísimas que caéis del cielo hondo y que parecéis dones de las nubes anchas, no rompáis los cuerpecitos de los niños!
¿No siente el plomo piedad de estos hombros de leche rosada, de estas sangrecitas dulces, de estas pieles de labios? ¿Ningún aviador enemigo tiene niñitos que levanten sus manos al viento de las hélices?
No. El enemigo no parece padre, y acaso es huérfano también. Por eso los niños se quiebran en tajos humeantes, y hay por los jardines cabelleras de musgos, rodillas con seda rasgada; suelto todo entre los árboles quebrados, con duelo sostenido de gritos que ayer eran cometas y hoy son pobres encías partidas que ya no gustarán mazorcas ni pezones frescos de madres enamoradas…

GUÍA CAMPSA DE CEMENTERIOS de David Benedicte

Entra en el hilarante paraíso que David Benedicte nos ofrece en Guía campsa de cementerios. Viaja a bordo de un Simca (no 1000, no, 1200) con un apóstol Phil (Felipe) desvirtuado y otra serie de personajes caricaturescos en una esperpéntica misión en busca de un Yahvé decrépito y desilusionado. Descubre cómo es la vida en el más allá benedictiano que te arrancará un risa en cada línea.

Portadaguia

Sí, hay otra narrativa fresca, provocadora, irreverente, juvenil, alternativa, unorthodox dirían los ingleses y Benedicte es un gran ejemplo de ella.